Una Nueva Sociedad Es Posible
Primera Parte
La Crisis Actual Dentro de la Crisis Generalizada del Capitalismo

Apéndice 1: Algunas de las Burbujas Más Importantes que han Estallado en la Crisis

Índice
Ap1A) Introducción
Ap1B) La Bancarrota de Islandia
Ap1C) Acerca del Efecto de las Burbujas Inmobiliarias en la Crisis
Ap1D) El Caso de Dubai
Ap1E) El Caso de Grecia: Inicio de la Crisis del Euro
Ap1F) El Caso de Irlanda
Ap1G) El Caso de España






Ap1A) Introducción
El interés de presentar estos casos de Burbujas Económicas que han ido estallando a lo largo de los ya varios años que dura la crisis, es el de ilustrar con su ejemplo cómo han funcionado los Capitales Especulativos, con su acción depredadora hasta conducir a la terrible explosión que estamos sufriendo.
En el caso islandés, el interés tiene un doble motivo, (aunque añadiré al final,un tercer elemento que merece la pena conocer). Por una parte, destacar un caso muy particular de burbuja que se ha identificado con todo un país, pequeño pero que había experimentado un inmenso auge económico basado en una situación especulativa sin precedentes
Por otro lado, resaltar en qué medida el fenómeno de la globalización y, por tanto de la interconexión de la economía de todo el planeta, puede trasladar los efectos negativos de la crisis, desde lugares lejanos y con una rapidez que raya en lo fulminante, provocando la completa bancarrota de un país.
Como indiqué en el primer capítulo, la idea de que la quiebra de una pequeña institución californiana, se trasladase al cabo del tiempo a través de las innumerables interconexiones económicas hasta provocar tal derrumbe en otro lugar, había inspirado a algunos comentaristas a ver en ello un caso típico del llamado “Efecto Mariposa”.
Esta cuestión, que ya he introducido brevemente en este primer tomo y que analizaré con más profundidad en el segundo al abordar algunos conceptos necesarios, tales como la Teoría de Sistemas, puede entenderse si concebimos la economía mundial como un sistema fuertemente interrelacionado y llegaremos a descubrir lo que últimamente los expertos vienen diciendo:
La imposibilidad de prever el curso de los acontecimientos y, por tanto, el gran nivel de incertidumbre sobre lo que nos depara el futuro.
De hecho, prácticamente todos los expertos consultados al comienzo de la crisis indicaban que la misma podría durar hasta 2010, pero solían terminar diciendo que nadie sabía a ciencia cierta qué es lo que podía ocurrir, ni su duración, ni si llegaríamos entrar en una etapa de terrible depresión.
Los hechos posteriores mostraron que se empezaba a salir de la recesión, pero la crisis de la economía real podría ser muy larga y dolorosa y, a pesar de todo, no había garantías de que no se entrase en nuevos procesos recesivos.
Así pues, era importante, que describiéramos los elementos básicos de aquella teoría y su consecuencia cuando se estudian Sistemas Dinámicos Complejos, como puede ser la Sociedad Humana y su economía, que ha conducido a los estudiosos del tema, a elaborar la llamada “Teoría del Caos” y la “Teoría de las Catástrofes”, las cuales ampliaremos también en dicha segunda parte.
De hecho y en mi opinión, creo que el caso islandés es un típico ejemplo de la citadas teorías, según las cuales, hay sucesos que escapan al control de nuestros conocimientos en un momento determinado y cuando ocurren parece que nadie hubiera podido imaginárselos.
Desde luego, tan solo unos meses antes, nadie, había sido capaz de prever lo que iba a suceder en el mundo, salvo muy pocos que no fueron escuchados y en particular, el desastre en el que se iba a ver envuelta aquella pequeña isla del norte europeo.
Por otro lado, el resto de los casos que presento en este Apéndice 1, muestran diferentes aspectos de la influencia de la Burbuja Inmobiliaria, unida o no (como en el caso de España) a la Burbuja Financiera.
Algunos de ellos, los referidos a países europeos, han llegado a poner en jaque la viabilidad del euro y han permitido poner de manifiesto el grave desajuste sistémico de una Unión Europea que ha sido capaz de alcanzar la unidad monetaria, junto a las enormes carencias de estructuras económicas y políticas correpondientes.
Retomaré estas cuestiones de una gran importancia para el futuro de Europa, en la primera de las Ampliaciones que van a dar lógica continuación a esta primera parte del libro.








Ap1B) La Bancarrota de Islandia
Nota: Para el desarrollo de este apéndice, voy a utilizar varios artículos aparecidos en el diario El País, el 19 de octubre de 2008, que van a servir de presentación del problema y tras los cuales haré un pequeño comentario. Posteriormente, continuaré la tarea a partir de los acontecimientos que fueron desarrollándose a lo largo de 2009 y 2010.

Ap1B1) El Primero en Caer (Primera Parte)
Ap1B2) ¿Qué ha pasado en Islandia?
Ap1B3) ¿Cómo se ha llegado al Desastre?
Ap1B4) El Primero en Caer (Segunda Parte)
Ap1B5) Comentario Final (I)
Ap1B6) Mercados al Son de las Hormonas
Ap1B7) Comentario Final (II)
AP1B8) La Interesante Evolución Posterior de los Hechos (2011)








Ap1B1) El Primero en Caer (Primera Parte)
http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/83553-islandia-crisis-y-perspectiva-de-genero.html

Hasta hace unas semanas era considerado el mejor lugar para vivir del mundo. Y sus habitantes, los más felices del planeta.
Pero, arrasada por el terremoto de la crisis financiera, Islandia se ha convertido en un país en bancarrota, con una población en estado de “shock” y unas autoridades balbuceantes. ¿Un anticipo de lo que les espera a otros países?
Gente mayor que ha visto desaparecer sus ahorros de toda la vida; padres de familia incapaces de pagar sus deudas hipotecarias; jóvenes con estudios universitarios obligados a abandonar pisos recién comprados, sus sueños de prosperidad aniquilados: no es la excepción, es la nueva norma en Islandia, país cuya población, la más desbastada por la actual crisis financiera mundial, se encuentra en estado de shock. “Como los sobrevivientes de un terremoto”, se lamenta uno. “Nuestro 11 de septiembre”, llora otro.
Islandia, una pequeña y desorbitada caricatura del crecimiento sin fin que parecía estar viviendo el mundo desarrollado, ofrece de repente una temible primicia de la debacle económica que amenaza con reproducirse en Europa, en Estados Unidos y en el resto de los países ricos.
Sin reservas de moneda extranjera, con casi la totalidad de la banca nacionalizada y el país declarado prácticamente “en bancarrota” por el primer ministro, el país está en el epicentro de un terremoto global cuyo impacto ni el más alocado cómplice del ataque a las Torres Gemelas se hubiera atrevido a imaginar.
El trauma, que se expresa con rabia, vergüenza y miedo, parte del choque entre la enorme autosatisfacción acumulada durante años de desaforado crecimiento y lo estrepitosa que ha sido la caída.
Un informe de Naciones Unidas identificó a Islandia a principios de año como le mejor lugar del mundo para vivir. Un estudio académico publicado en importantes periódicos mundiales en 2006 afirmó que los islandeses eran la gente más feliz de la Tierra.

Hoy Islandia está a merced del Fondo Monetario Internacional, como si ocupara no el primer lugar, sino como Sierra Leona, el último en la lista del Índice de Desarrollo Humano de la ONU. Como síntoma de la desesperación reinante, el Gobierno analiza la posibilidad de aceptar un préstamo gigantesco de Rusia, país cuya población, según el estudio académico de 2006, es la más infeliz del mundo.
Los criterios de desarrollo en los que se basó la ONU no consistían únicamente en el hecho de que este país de 300.000 habitantes, ubicado en uno de los ecosistemas más inhóspitos de la Tierra, había llegado a colocarse en el sexto lugar del mundo por su producto interior bruto “per cápita”.
Cuando los islandeses se recuperen del susto recordarán que sus sistemas públicos de sanidad y educación no tienen parangón. Que el Estado contribuye de manera activa a que las madres tengan las mismas posibilidades de acceder al mercado laboral que los padres. Que Islandia es líder mundial en cuanto a energía limpia y renovable: el uso de agua caliente proveniente de las entrañas volcánicas de la isla nutre al país de electricidad. Que hay una cultura de lectura y música que se encuentra en poquísimos lugares del planeta.
Pero los logros acumulados a lo largo de los mil años de presencia humana en la isla se ven ahora en riesgo debido a la exhuberancia vikinga, que muchos habían identificado como el motor del milagro islandés, como el motivo por el cual el país pasó en medio siglo de ser el más pobre de Europa a uno de los más ricos con desempleo cero.
En mayo pasado, el propio presidente, Olafur Ragnar Grímsson, se había jactado, en un discurso en Londres, de las ancestrales virtudes vikingas -la osadía masculina por excelencia de salir a conquistar el mundo en pequeños barcos de madera, sin miedo alguno – como motivo de la “superioridad empresarial” del islandés.
Hace dos semanas, en plena caída libre de la economía, Grímsson fue operado de corazón y el lunes pasado apareció en televisión pidiendo disculpas a la nación por haber hecho el ridículo ante el mundo.
Los banqueros islandeses, la vanguardia vikinga, operaban en 20 países y habían comprado grandes empresas en Inglaterra y Dinamarca, sin excluir, como si fueran jeques árabes u oligarcas rusos, un equipo de fútbol londinense.
Pero al hacerlo, la deuda nacional se multiplicó; se rompieron los vínculos bancarios en los que se sustenta el sistema financiero mundial y la burbuja islandesa explotó.
Los islandeses se debaten hoy entre echarle la culpa al Gobierno, por haber desregulado las leyes de manera tal que todo valía, o a los banqueros, cuya extravagancia era observada por el resto de los ciudadanos en la fiestas espontáneas en los bares de Reykiavik, la capital, donde consumían champán a 1.000 euros la botella, como si fuera cerveza.
Thorir Bergsson es de los que se inclinan por culpar al Gobierno y de los que espera que el Gobierno dé ahora con una solución a su apremiante y absolutamente típico, dilema.
Bergsson, de 39 años, es cocinero en el que había sido hasta hace un mes un exitoso restaurante en el centro de Reykiavik. Ahora ha bajado la clientela en un 40%, han despedido a varios empleados y él mismo se plantea la posibilidad de aceptar una reducción de su salario.
Su mujer es antropóloga y trabaja en el municipio de Reykiavik en el departamento de inmigrantes, un puesto de trabajo que pronto podría tener poca relevancia, ya que los inmigrantes, -de los países bálticos principalmente- se están yendo, debido a que la moneda islandesa, el Krona, está en caída libre y que de repente se plantea la seria posibilidad de que los propios islandeses empiecen a competir “por los trabajos de manos sucias”, como dice Bergsson.
Pero esto no es lo peor. Lo peor es que Bergsson, sencillamente, no puede pagar su mensualidad hipotecaria, ni la del préstamo de su coche, sin que los cuatro niños que viven con él y su mujer pasen hambre. La pareja tiene dos hijos adolescentes, pero cada uno cuenta además con un hijo adolescente de anteriores relaciones, -situación que en Islandia no solo es común, sino que se vive con entera naturalidad-
Entre los dos se ganaban muy bien la vida: lo que hace muy poco hubieran sido unos 8.500 euros al mes, o 850.000 Kronas y ahora son 6.000, con tendencia clara a bajar. Como muchos islandeses, optaron, aconsejados por el banco, por calcular una hipoteca basada en una mezcla de monedas extranjeras.
La consecuencia ha sido que, si antes pagaban 160.000 Kronas al mes por la casa, el banco les ha informado de que la próxima cuota será de 400.000. Por el coche tiene que pagar 60.000. “si agregamos el 36% de impuestos que nos quitan de nuestros sueldos, nos quedamos prácticamente con nada”, dice Bergsson. “Por eso pienso ir al banco y decirles que no vamos a pagar. Todo el mundo está en las mismas. El país entero está congelado, a la espera de algo”.
Por ejemplo: que con las divisas que lleguen del FMI, de los rusos, o, como muchos desean, de los primos escandinavos (ya que todos temen las condiciones que podrían imponer los otros dos), el gobierno pueda montar un plan de rescate.
“hay otras cosa que prefiero ni pensar”, dice Bergsson, que insiste en que está manteniendo la calma aunque sus ojos no oculten un aire de ansiedad que roza el dolor. “Mi casa, en la que había invertido tanta ilusión, además de dinero, pierde valor cada día que pasa. ¿Qué va a significar eso para mis ahorros cuando sea mayor?
Bergsson reconoce, de todos modos, que hay “mucha gente” pasándolo peor que él. Por ejemplo, los 1000 jóvenes empleados de banco – en muchos casos, la flor y nata del sistema universitario islandés, con masteres y doctorados en el extranjero- que han sido despedidos este mes y que habían apostado por la buena vida con mucha más exhuberancia crediticia que él. “Yo todavía puedo reconstruirme, pero los que más pena me dan son todos los mayores que han perdido sus ahorros”....





Ap1B2) ¿Qué ha pasado en Islandia?
Nota: Tomado del artículo de Jon Danielsson, miembro de la London School of Economics (El País 19/10/08)
http://www.elpais.com/articulo/semana/ha/pasado/Islandia/elpepueconeg/20081019elpneglse_9/Tes

El Colapso islandés de los últimos días no tiene precedentes en la historia, al menos en tiempos de paz, en función de su rapidez y profundidad.
Las cuotas de las hipotecas y otros préstamos se han doblado, los precios han aumentado más de un 30%, casi todos los ahorros se han esfumado, los sueldos están congelados y se prevén despidos masivos. Islandia es la primera víctima del “Credit Crunch”...
...Un factor importante en el fracaso islandés ha sido su banco central. El país ha seguido una política monetaria basada en un objetivo similar a la del banco central Europeo. Esto implica aumentar los tipos de interés cuando la inflación está por encima del objetivo y reducirlos en la situación contraria.
Una política de este tipo puede ser apropiada para zonas monetarias grandes, como la eurozona, pero en el caso de Islandia ha tenido resultados desastrosos, porque ha generado enormes flujos especulativos de divisas y fuertes incentivos para que los hogares se endeudasen en moneda extranjera. Como resultado, la moneda local se ha apreciado rápidamente, dando a los islandeses una falsa ilusión de riqueza.
El resultado ha sido una burbuja: un tipo de cambio cada vez más alejado de lo que dictarían los fundamentos económicos del país, hasta que ha llegado la inevitable explosión con una dramática depreciación de la moneda....
...El tamaño del sector financiero también ha sido parte del problema. Los bancos islandeses tenían activos y pasivos extranjeros con un valor más de diez veces superior al PIB del País. En circunstancias normales esto no tiene que ser un problema, sin embargo en la crisis actual, la solidez del balance no es lo más importante.
Lo que importa de verdad es la garantía implícita o explícita que el Estado puede ofrecer a los bancos de respaldar sus deudas y proporcionar liquidez. Por tanto, el tamaño del Estado en relación al de los bancos es crucial, lo que ha situado a Islandia en una posición de fuerte desventaja en relación a otros países europeos.
La causa inmediata del colapso de la corona islandesa ha sido el intento desesperado de los especuladores de ponerse a salvo en un momento de incertidumbre financiera. Pero, desde luego, no ha ayudado la inadecuada respuesta de las autoridades británicas, que han utilizado la legislación antiterrorista para hacerse con los activos de los bancos islandeses solventes.
Gordon Brown ha amenazado repetidamente con demandar a Islandia y confiscar todos sus activos en el Reino Unido, demostrando así una aparente incapacidad para distinguir entre activos estatales, activos bancarios y activos pertenecientes a particulares islandeses que no tiene nada que ver con el problema.
En la peor crisis de su historia, esto es lo último que el país necesitaba. Puede haber causado la bancarrota de su mayor banco, que era también el último superviviente, empujando así al país hacia el abismo. Esta forma de actuar no es la que uno esperaría de un país europeo y miembro de la OTAN. Supuestamente amigo y aliado.

La auténtica tragedia de la presente crisis es su impacto sobre los hogares islandeses.





Ap1B3) ¿Cómo se ha llegado al Desastre?
Nota: pequeña reseña en medio del primer artículo citado.

Islandia ha tenido que nacionalizar dos de sus tres bancos más importantes, tiene una inflación del 15% y cuenta con una moneda, la corona, cuyo valor ha bajado el 60% en un año.

¿Cómo ha podido ocurrir?
Los expertos lo atribuyen a varios factores, Uno de ellos es la política de su Banco Central, que había situado los tipos de interés incluso por encima del 15%. En una economía pequeña, como la islandesa, el dinero caro atraía a los especuladores, a la vez que animaba a las empresas del país y a los particulares a pedir préstamos en países con tipos más bajos.
Con el derrumbe provocado por la crisis mundial, la rueda del endeudamiento / inversión se ha parado. A finales de 2007, los activos bancarios equivalían al 800% del PIB islandés y se extendían a Reino Unido y los países bálticos, entre otros.
Para salir de esta situación, Islandia cuenta con una reserva de divisas muy pequeña y como nadie quiere una moneda nacional como la corona –en tiempo de crisis-, el gobierno no puede organizar un plan de rescate y se ve obligado a pedir financiación urgente en el extranjero.




Ap1B4) El Primero en Caer (Segunda Parte)

Thorir Bergsson no es un caso típico, porque es cocinero (aunque uno de los síntomas del éxito islandés ha sido la proliferación de excelentes restaurantes en la capital), pero sí refleja la actitud de mucha gente que comparte la opción de buscarse la vida en el extranjero.
“No queremos irnos, aunque tanto mi mujer como yo sabemos que podríamos conseguir empleo fuera. Sin duda”, dice. “Pero es que sería terrible que gente de mi generación abandonara el barco ahora. Aunque, claro, si el bienestar de nuestros hijos está en juego, nuestro idealismo no durará para siempre”.

Dagur Eggertson, ex alcalde de Reykiavik y médico de profesión, asegura que el trauma que vive el país se multiplica, especialmente en el caso de gente mayor que ha perdido sus ahorros, ante la imposibilidad de que los “mejores y los más listos” se vayan.
“No solo es que nos costaría muchísimo más levantarnos económicamente; es que este es un país en el que las familias están muy unidas, quizá más unidas ahora que nunca y el impacto emocional sería atroz
Conozco a un señor que trabaja para el Gobierno cuyos tres hijos –dos de ellos banqueros; el otro, ejecutivo de una empresa de telefonía- acaban de perder sus trabajos. Ve casi inevitable que emigren los tres”.
Pero Eggertson comparte la opinión de Svafa Gronfeldt, la rectora de la universidad, de que Islandia puede dar una lección al mundo sobre cómo salir de la actual crisis. “Debemos reflexionar sobre la humillación que hemos sufrido, abandonar estos viejos valores vikingos y reemplazarlos por otros”.

¿Qué otros? La respuesta la tienen Gronfeldt y otra media docena de mujeres entrevistadas por este periódico: “Con valores femeninos”.
Islandia es el país con el porcentaje más alto de mujeres con empleo. Pero como dice Gronfeldt, hasta ahora casi todas se han quedado estancadas en el segundo o tercer nivel empresarial. “Las mujeres tienen la preparación y la habilidad y esta crisis va a acelerar el movimiento hacia arriba”.
Ya se ha comenzado a experimentar el fenómeno y de manera fulminante. Los nuevos presidentes de los dos grandes bancos nacionalizados son, por primera vez, mujeres, lo que un ministro describió como un intento de implantar “una nueva cultura” en el mundo bancario y lo que provocó este titular del Financial Times: “Mujeres islandesas, a limpiar el desorden masculino”.
“Sí”, dice Halla Tomasdottir, “pero esta vez, después de limpiar, nos vamos a quedar”.
Tomasdottir ha aparecido como la portavoz de una nueva corriente a favor de que las mujeres ocupen puestos clave de liderazgo en la nueva Islandia, que se espera que emerja de las ruinas de la antigua.
“Antes solo remábamos; ahora vamos a decidir a dónde vamos”.
Tomasdottir posee, hoy más que nunca, los atributos de una gran capitana. Es la presidenta de Audur Capital, la única consultora financiera de Islandia cuyos clientes no han perdido dinero en la crisis, sino que han salido ganando.
“Los últimos cuatro años he estado observando, incrédula, el modelo imperante de inversiones. Todo pensado a corto plazo, sin tomar en cuenta las consecuencias sociales; apostar todo a enormes ganancias sin evaluar seriamente los riesgos; un grotesco exceso en los incentivos a los individuos que lideran las inversiones y, en general, una preponderancia desmesurada de testosterona en la toma de decisiones”.
“Las mujeres islandesas y en todo el mundo son más prácticas que los hombres, tienen los pies más firmemente plantados en la tierra y estudian con más mesura las consecuencias de los riesgos que toman”, dice Tomasdottir, que el martes pronunció un discurso sobre el tema –recibido con fervor- ante 100 de las mujeres más influyentes de Islandia.
“No es el fin del capitalismo, como algunos dicen”, explica Tomasdottir. “Es el comienzo de un capitalismo mejorado, dirigido no por mujeres solas, claro que no, sino guiado por un concepto más femenino de la vida”.

Eso consiste “en pensar más a largo plazo, trabajar más en equipo y tomar en cuenta no solo las ganancias inmediatas de los inversores, sino valores más amplios, como el bienestar de la sociedad en su conjunto”.
Tomasdottir, una mujer de una tremenda energía y extravagante buen humor, dice estar entusiasmada ante los retos que hay por delante. “sorprenderemos al mundo, saldremos fortalecidos de todo esto y el mundo imitará nuestro ejemplo. ¡Ya verá!.
Pero antes, y esto no lo niega ni ella, tendrán que pasar tres o cuatro años duros. Habrá desempleo por primera vez en Islandia, quizá por mucho tiempo; la moneda bajará antes de volver a subir; algunos de los “mejores” se irán para siempre y los mayores se lamentarán de haber perdido la oportunidad de celebrar su largamente anticipado retiro.

“La fiesta”, como dice Throstur Helgason, “se acabó”. “Les contaré a mis hijos las grandes borracheras con champán que montaban los jóvenes banqueros y no se lo creerán.





Ap1B5) Comentario Final (I)
Opino que, a la vista de lo que se expone en los artículos presentados, los dos temas que planteba en la introducción, es decir, la aparición de un tipo particular de Burbuja Económica y la interconexión global de la economía (o Relación Sistémica), han quedado suficientemente claros.
Naturalmente, expuestos en forma muy periodística, con citas de personas que están sufriendo la crisis y de personajes destacados de Islandia.
Una síntesis muy concreta del fenómeno, pued encontrase en el artículo de la páguina web "Rebelión", publicada el 19-03-2006.
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=28510
La descripción que se hace allí es muy interesante, como ejemplo de proceso especulativo y situación sistémica:
- se toman empréstitos en dólares o euros, que tienen bajos tipos de interés.
- se convierten en monedas con tipos muy altos (en este caso la Corona Islandesa)
- se aplican en activos a corto y medio plazo en esta misma moneda, en países emergentes tales como México, Brasil, Turquía, etc.
- Con esta situación, una devaluación de la moneda islandesa en relación al dólar puede provocar instantáneamente ondas de choque global con fuertes sacudimientos en mercados financieros de países tan distantes como los citados.

Es decir, la interrelación de la economía, no solo puede provocar que un terremoto como la explosión de la burbuja hipotecaria norteamericana llegue a asolar un país como Islandia, sino que, a su vez, el derrumbe de este país, convertido en epicentro de nuevas sacudidas, puede transmitir el seísmo a países muy lejanos, de manera similar a un gigantesco Tsunami.
El comentario que en torno a este fenómeno se hace en dicho artículo, no necesita más comentarios:

...“La explicación del fenómeno es un ejercicio didáctico sobre el pantano en el cual se asientan hoy las finanzas globales y una advertencia de la facilidad con que un problema localizado puede alcanzar rápidamente proporciones planetarias.”...

Sin embargo y como adelanté más atrás, quiero hacer aquí un comentario sobre un tercer elemento que se descubre en medio de la situación en Islandia, que me parece digno de tener en cuenta.
Se trata de la interpretación, que en aquel país se está haciendo, acerca de un factor importante como elemento contribuyente de la aparición de las burbujas y su forma de estallido final, caracterizado por aquello de “sálvese el que pueda”.
Para muchas mujeres relevantes islandesas, la crisis también debe explicarse en términos de una actuación típicamente “masculina” y en este caso del “ardor de los viejos valores vikingos”, o como dice Halla Tomasdottir, con una expresión llana y directa, “una preponderancia desmesurada de testosterona en la toma de decisiones”.
Frente a ello, dichas mujeres empiezan a hablar de caminar hacia un modelo nuevo de capitalismo mejorado, que no tiene por qué estar dirigido por mujeres solas, pero sí “guiado por un concepto más femenino de la vida”.
Un modelo que implique “pensar más a largo plazo, trabajar más en equipo y tomar en cuenta no solo las ganancias inmediatas de los inversores, sino valores más amplios, como el bienestar de la sociedad en su conjunto”.
Posiblemente, falte mucho por hacer a nivel mundial y habrá muchas cosas que cambiar, incluso como trataré de exponer en las siguientes partes del libro, pensar en que se está llegando a un agotamiento definitivo del modelo capitalista y la necesidad de buscar soluciones diferentes que hoy desconocemos.
Pero, sin tener claridad de ideas sobre el mundo nuevo que se de habrá que construir, si tengo claro que la propuesta de introducir en la solución un concepto más femenino de la vida, será un componente esencial de la nueva sociedad.
Para acabar y, a propósito de esta cuestión, voy a traer aquí un último artículo tomado del New York Times y recogido en el periódico El País el 27/11/2008, en el que se comenta un estudio científico realizado en dicho año, sobre la influencia de las hormonas en la toma de decisiones.






Ap1B6) Mercados al Son de las Hormonas
http://static.elespectador.com/nytimes/nytimes_24112008.pdf

¿El Mercado seguirá cayendo eternamente?

Durante meses los gobernantes del mundo entero probaron con rescates, reducciones de tasas de interés y todo lo que sde les ocurrió para sacar a los mercados globales de una deprersión que se agrava
Una vez cada tanto los mercados suben, pero solo para volover a caer. Nada parece funcionar mucho tiempo
Tal vez haya un motivo del que nadie se haya aprcatado: las hormonas.
Si una investigación quer se pubclicó este año está en lo cierto, los operadores se convirtieron en prisioneros de su sistema endocrino: testosterona, el elixir de la agresividad masculina, durante un mercado alcista; cortisona, un esteroide que ayuda al organismo a manejar el estrés, cuando sobreviene el miedo.

El estudio sugiere que las hormonas podrían explicar por qué los hombres que rigen los mercados globales los hacen subir cuando ganan y bajar cuando sienten temor.
Un estratega de inversión intuyó la situación cuando declaró hace poco a The New York Times: “Normalmente los mercados se mueven a impulsos del miedo y la codicia. Ahora hay miedo y más miedo”. En otras palabras, en lugar de un ritmo que alterna testosterona y cortisona, desde hace semanas no hay más que hidrocortisona (o cortisol).

En realidad en el medio hubo otro paso: codicia y más codicia, el período de la burbuja. Eso pasó cuando los operadores ganaron mucho dinero, lo que les hizo generar testosterona adicional, sentirse ultraseguros, y correr cada vez más riesgos, lo que terminó por estallar.
Ahora la presencia de la cortisona les hace sentir un miedo irracional y los lleva a mostrarse negativos y a no correr riesgos.
John M. Coates, un ex operador y actual investigador de neurociencia y finanzas en la Universidad de Cambridge, y Joseph Herbert, lo explican en el estudio que se publicó en “Proceedings of the National Academy of Sciences”.
Midieron los niveles de esteroides de los operadores de la City londinense y demostraron que, durante los momentos de auge del mercado, los operadores exitosos experimentaban la influencia de una retroalimentación positiva impulsada por mayores niveles de testosterona.

Es similar, dice el Dr. Coates, al “efecto del ganador” entre los atletas varones, en los cuales las sucesivas victorias llevan la testosterona a niveles cada vez más altos y dan una ventaja al ganador hasta que éste empieza a evaluar mal el riesgo y a correr riesgos innecesarios.
La testosterona no crea burbujas, pero las exagera”, señala el Dr. Coates. “Es posible que las burbujas sean un fenómeno masculino.”

De forma similar, cuando los mercados caen los operadores se sienten dominados por la incertidumbre y la volatilidad y producen mucha cortisona. Caen en retroalimentación negativa que los convierte en víctimas del miedo en lugar de en pensadores analíticos.
Ahora prolongan la caída del mercado y hunden la economía.
En momentos en que los mercados oscilan de forma drástica de un día para otro, los operadores se transformaron en un campo de batalla de hormonas en conflicto.
Si bien el Dr. Coates no lo estudió –aún-, dice que “es posible” que la competitividad alimentada por la testosterona hasta pueda haber impulsado a banqueros a ser cada vez más creativos en lo que respecta a crear los arriesgados títulos complejos pensados para proporcionar más apalancamiento y réditos.
Fueron tan creativos que pocas personas entendieron los riesgos que corrían.
Pero Jonathan D. Cohen, director del programa de neurociencia de la Universidad de Princeton en Nueva Jersey, duda. “Es curioso, pero una correlación no equivale a una causa”, dice. “Es lo primero que aprendemos en ciencia.”
De todos modos, el Dr. Bruce McEwen, director del laboratorio de neuroendocrinología de la Universidad Rockefeller en Nueva York, señala que “es emocionante”. “Quién sabe”, dice, “qué otras hormonas participan. Es mucho lo que no sabemos”.
El Dr. McEwen sostiene que es prematuro hacer recomendaciones a los gobernantes. El Dr. Coates, sin embargo, no coincide.
La cuestión le recordó un titular del Financial Times: “Las mujeres islandesas ponen orden en el caos de los hombres”. El artículo informaba que Islandia había recurrido a dos mujeres para la dirección de los bancos nacionalizados durante el paso del país por la quiebra.
Las mujeres, explica el Dr. Coates, tienen sólo un 10 por ciento de la testosterona que los hombres, por lo que ésta no les nubla el juicio. Agrega que también sospecha que es menos probable que las mujeres produzcan exceso de cortisona.
Por eso recomienda contratar “más mujeres y hombres mayores en las bolsas”.
"Esto explica por qué los derrumbes están más allá del control de los bancos centrales”, afirma el Dr. Coates, quien agrega que debería admitirse que los operadores varones no responden de manera racional a sus señales de precios.








Ap1B7) Comentario Final (II)

Creo que, en la línea de lo que comentaba, el artículo es claro en sus conclusiones y dice mucho de un mundo manejado por hombres.
No quisiera caer en una explicación psicologista del problema de la crisis actual del capitalismo, ni de la marcha de la sociedad en general. De hecho en el artículo ya se nos advierte:"la testostrona no crea burbujas, pero las exagera", señala el Dr. Coates.

Aunque, a continuación, afirma:
"Es posible que las burbujas sean un fenómeno masculino
Sin embargo, me parece necesario entender que las características de los individuos, las personas, (y en este caso, de los hombres) constituyen un factor relevante, como un elemento más a la hora de comprender la complejidad de una sociedad y su posible evolución.
Planteo esta cuestión, que desarrollaré más a fondo en el 2º tomo, como contraposición a las corrientes estructuralistas, “antihumanistas” que se desarrollaron a partir de mediados del siglo XX dentro del marxismo, especialmente de la mano de Althusser y que pudiendo tener un fondo de razón, como allí mismo expondré, se quedaron cojas en la medida en que olvidaron el componente “individuo”, para explicar la realidad de las sociedades humanas y su evolución.
Como el propio Ortega y Gasset descubrió, su planteamiento filosófico inicial “Objetivista”, le había hecho olvidarse de los seres humanos y de ahí su evolución posterior hacia el “Perspectivismo” y, finalmente hacia lo que llamó el “raciovitalismo” en el que se hacía una importante síntesis entre Objetivismo y Subjetivismo.
Creo que merece la pena conocer un poco mejor la evolución del gran pensador español y así lo haré en su momento.
Pero por ahora, quisiera quedarme en resaltar que el avance de la ciencias, con sus grandes contribuciones para el conocimiento humano, ha derribado y sigue derribando muchos mitos y en este caso, contribuyen a clarificar la discusión entre las corrientes “objetivistas” y subjetivistas” de pensamiento y entiendo que, a estas alturas, dicha contribución no podemos perderla de vista.







AP1B8) La Interesante Evolución Posterior de los Hechos (2011)
Muchas son las cosas interesantes que han sucedido en Islandia desde que escribí este apéndice, allá por el otoño de 2008 y ello obliga a añadir una necesaria nota de actualización por lo que tiene de esperanzador frente a las políticas neoliberales que los Gobiernos de la UE han ido introduciendo, desde la primavera de 2010.
Voy a empezar iniciando el tema, mediante la inclusión del artículo de Luis Picazo Sacariego, publicado en su Blog "No sin mi bici", donde con palabras muy claras, no solo sintetiza los acontecimientos ocurridos con posterioridad a la redaccción inicial de este apéndice, sino que lo complementa con unos comentarios, que suscribo y me facilitan la labor de añadir mi propio comentario.
http://nosinmibici.com/2011/01/23/2073/

Recientemente nos han sorprendido los acontecimientos de Túnez que han desembocado en la huida del tirano Ben Alí, tan demócrata para occidente hasta anteayer y alumno ejemplar del FMI. Sin embargo, otra “revolución” que tiene lugar desde hace dos años ha sido convenientemente silenciada por los medios de comunicación al servicio de las plutocracias europeas.
Ha ocurrido en la mismísima Europa (en el sentido geopolítico), en un país con la democracia probablemente más antigua del mundo, cuyos orígenes se remontan al año 930, y que ocupó el primer lugar en el informe de la ONU del Índice de Desarrollo Humano de 2007/2008.
¿Adivináis de qué país se trata? Estoy seguro de que la mayoría no tiene ni idea, como no la tenía yo hasta que me he enterado por casualidad (a pesar de haber estado allí en el 2009 y el 2010). Se trata de Islandia, donde se hizo dimitir a un gobierno al completo, se nacionalizaron los principales bancos, se decidió no pagar la deuda que estos han creado con Gran Bretaña y Holanda a causa de su execrable política financiera y se acaba de crear una asamblea popular para reescribir su constitución. Y todo ello de forma pacífica: a golpe de cacerola, gritos y certero lanzamiento de huevos.
Esta ha sido una revolución contra el poder político-financiero neoliberal que nos ha conducido hasta la crisis actual. He aquí por qué no se han dado a conocer apenas estos hechos durante dos años o se ha informado frivolamente y de refilón: ¿Qué pasaría si el resto de ciudadanos europeos tomaran ejemplo?
Y de paso confirmamos, una vez más por si todavía no estaba claro, al servicio de quién están los medios de comunicación y cómo nos restringen el derecho a la información en la plutocracia globalizada de Planeta S.A.

Esta es, brevemente, la historia de los hechos:
  • A finales de 2008, los efectos de la crisis en la economía islandesa son devastadores. En octubre se nacionaliza Landsbanki, principal banco del país. El gobierno británico congela todos los activos de su subsidiaria IceSave, con 300.000 clientes británicos y 910 millones de euros invertidos por administraciones locales y entidades públicas del Reino Unido. A Landsbanki le seguirán los otros dos bancos principales, el Kaupthing el Glitnir. Sus principales clientes están en ese país y en Holanda, clientes a los que sus estados tienen que reembolsar sus ahorros con 3.700 millones de euros de dinero público. Por entonces, el conjunto de las deudas bancarias de Islandia equivale a varias veces su PIB. Por otro lado, la moneda se desploma y la bolsa suspende su actividad tras un hundimiento del 76%. El país está en bancarrota.

  • El gobierno solicita oficialmente ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI), que aprueba un préstamo de 2.100 millones de dólares, completado por otros 2.500 millones de algunos países nórdicos.

  • Las protestas ciudadanas frente al parlamento en Reykjavik van en aumento. El 23 de enero de 2009 se convocan elecciones anticipadas y tres días después, las caceroladas ya son multitudinarias y provocan la dimisión del Primer Ministro, el conservador Geir H. Haarden, y de todo su gobierno en bloque. Es el primer gobierno (y único que yo sepa) que cae víctima de la crisis mundial.

  • El 25 de abril se celebran elecciones generales de las que sale un gobierno de coalición formado por la Alianza Social-demócrata y el Movimiento de Izquierda Verde, encabezado por la nueva Primera Ministra Jóhanna Sigurðardóttir.

  • A lo largo del 2009 continúa la pésima situación económica del país y el año cierra con una caída del PIB del 7%.

  • Mediante una ley ampliamente discutida en el parlamento se propone la devolución de la deuda a Gran Bretaña y Holanda mediante el pago de 3.500 millones de euros, suma que pagarán todos las familias islandesas mensualmente durante los próximos 15 años al 5,5% de interés. La gente se vuelve a echar a la calle y solicita someter la ley a referéndum. En enero de 2010 el Presidente, Ólafur Ragnar Grímsson, se niega a ratificarla y anuncia que habrá consulta popular.

  • En marzo se celebra el referéndum y el NO al pago de la deuda arrasa con un 93% de los votos. La revolución islandesa consigue una nueva victoria de forma pacífica.

  • El FMI congela las ayudas económicas a Islandia a la espera de que se resuelva la devolución de su deuda.

  • A todo esto, el gobierno ha iniciado una investigación para dirimir jurídicamente las responsabilidades de la crisis. Comienzan las detenciones de varios banqueros y altos ejecutivos. La Interpol dicta una orden internacional de arresto contra el ex-Presidente del Kaupthing, Sigurdur Einarsson.

  • En este contexto de crisis, se elige una asamblea constituyente el pasado mes de noviembre para redactar una nueva constitución que recoja las lecciones aprendidas de la crisis y que sustituya a la actual, una copia de la constitución danesa. Para ello, se recurre directamente al pueblo soberano. Se eligen 25 ciudadanos sin filiación política de los 522 que se han presentado a las candidaturas, para lo cual sólo era necesario ser mayor de edad y tener el apoyo de 30 personas. La asamblea constitucional comenzará su trabajo en febrero de 2011 y presentará un proyecto de carta magna a partir de las recomendaciones consensuadas en distintas asambleas que se celebrarán por todo el país. Deberá ser aprobada por el actual Parlamento y por el que se constituya tras las próximas elecciones legislativas.

  • Y para terminar, otra medida “revolucionaria” del parlamento islandés: la Iniciativa Islandesa Moderna para Medios de Comunicación (Icelandic Modern Media Initiative), un proyecto de ley que pretende crear un marco jurídico destinado a la protección de la libertad de información y de expresión. Se pretende hacer del país un refugio seguro para el periodismo de investigación y la libertad de información donde se protegan fuentes, periodistas y proveedores de Internet que alojen información periodística; el infierno para EEUU y el paraíso para Wikileaks.


Pues esta es la breve historia de la Revolución Islandesa: dimisión de todo un gobierno en bloque, nacionalización de la banca, referéndum para que el pueblo decida sobre las decisiones económicas trascendentales, encarcelación de responsables de la crisis, reescritura de la constitución por los ciudadanos y un proyecto de blindaje de la libertad de información y de expresión.
¿Se nos ha hablado de esto en los medios de comunicación europeos? ¿Se ha comentado en las repugnantes tertulias radiofónicas de politicastros de medio pelo y mercenarios de la desinformación? ¿Se han visto imágenes de los hechos por la TV? Claro que no. Debe ser que a los Estados Unidos de Europa no les parece suficientemente importante que un pueblo coja las riendas de su soberanía y plante cara al rodillo neoliberal.
O quizás teman que se les caiga la cara de vergüenza al quedar una vez más en evidencia que han convertido la democracia en un sistema plutocrático donde nada ha cambiado con la crisis, excepto el inicio de un proceso de socialización de las pérdidas con recortes sociales y precarización de las condiciones laborales. Es muy probable también que piensen que todavía quede vida inteligente entre sus unidades de consumo, que tanto gustan en llamar ciudadanos, y teman un efecto contagio. Aunque lo más seguro es que esta calculada minusvaloración informativa, cuando no silencio clamoroso, se deba a todas estas causas juntas.
Algunos dirán que Islandia es una pequeña isla de tan sólo 300.000 habitantes, con un entramado social, político, económico y administrativo mucho menos complejo que el de un gran país europeo, por lo que es más fácil organizarse y llevar a cabo este tipo de cambios.
Sin embargo es un país que, aunque tienen gran independencia energética gracias a sus centrales geotérmicas, cuenta con muy pocos recursos naturales y tiene una economía vulnerable cuyas exportaciones dependen en un 40% de la pesca. También los hay que dirán que han vivido por encima de sus posibilidades endeudándose y especulando en el casino financiero como el que más, y es cierto. Igual que lo han hecho el resto de los países guiados por un sistema financiero liberalizado hasta el infinito por los mismos gobiernos irresponsables y suicidas que ahora se echan las manos a la cabeza .
Yo simplemente pienso que el pueblo islandés es un pueblo culto, solidario, optimista y valiente, que ha sabido rectificar echándole dos cojones, plantándole cara al sistema y dando una lección de democracia al resto del mundo.
El país ya ha iniciado negociaciones para entrar en la Unión Europea. Espero, por su bien y tal y como están poniéndose las cosas en el continente con la plaga de farsantes que nos gobiernan, que el pueblo islandés complete su revolución rechazando la adhesión.
Y ojalá ocurriera lo contrario, que fuera Europa la que entrase en Islandia, porque esa sí sería la verdadera Europa de los pueblos.


En relación con lo descrito en el artículo, es interesante destacar la noticia que se recibía través de Europapress.es el 9 de marzo 2011 titulada " Nueve detenidos por el colapso del banco islandés Kauptching".

http://www.europapress.es/economia/noticia-nueve-detenidos-colapso-banco-islandes-kaupthing-20110309142219.html
Las autoridades británicas e islandesas han detenido a nueve personas en Londres y Reykjavic en el marco de una investigación en marcha sobre las circunstancias que llevaron al colapso a la entidad bancaria islandesa Kaupthing, según informó la Oficina británica de Fraudes Graves (SFO por sus siglas en inglés) en un comunicado.
Aunque la SFO no da los nombres de los arrestados, el 'Financial Times' apunta que entre los detenidos se encuentran Vincent and Robert Tchenguiz, dos de los empresarios más importantes del Reino Unido, quienes han sido arrestados tras el registro de las oficinas de Rotch Property, el vehículo de inversión que controla la cartera de propiedades de los hermanos...
...El Gobierno islandés decidió en octubre de 2008 nacionalizar el Kaupthing bank, entonces el mayor banco del país, con el objetivo de salvaguardar el sistema financiero del país, lo que elevó a tres el número de entidades que quebraron al inicio de la crisis financiera en Islandia...
...Por su parte, 'The Guardian' añade que entre los detenidos también se encuentra el director de la división británica de la entidad, Armann Thorvaldsson, y el antiguo presidente ejecutivo y consejero delegado, Sigurdur Einarsson, contra quien la Interpol emitió una orden de búsqueda el pasado año.



Una nueva reflexión al hilo de los acontecimientos
Nota: pendiente de desarrollar